En 1981, en el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, celebrado en Bogotá, se decidió declarar el 25 de noviembre día Internacional contra la violencia contra la mujer. Desde hace ya muchos años, ese día merece en Madrid una manifestación que termina en la Puerta del Sol. Pero este año se le ha ocurrido a Alcaraz, o a quien le dé las órdenes, convocar en ese día y ese lugar una mani de esas en las que podemos ver bonitas pancartas acusando a Zapatero de etarra y criticando que un gobierno que no dirija Aznar negocie con ETA para que no haya ni un muerto más en España.

Posiblemente Alcaraz no supiera de antemano que había esa manifestación: es bien sabido que Alcaraz se preocupa bien poco de las víctimas de las que no se puede sacar provecho político pero las mujeres convocantes de esta manifestación le han solicitado que cambie el recorrido o el día para permitir que ambas reivindicaciones puedan tener lugar sin necesidad de que cambien su fecha quienes llevan tantos años manifestándose. Por supuesto, Alcaraz ha dicho que ni de coña (no ha considerado esa petición, de momento, como un ataque intolerable a las víctimas que supone arrodillarse ante ETA, y esas simplezas que suele soltar, lo cual es un avance…), demostrando, de nuevo, sensibilidad y altura de miras.

Probablemente ya era demasiado tarde, porque Federico y Nacho ya se habían reservado el finde para retransmitir la mani y, acaso, el helicóptero que Telemadrid tiene para las manis contra el gobierno (contra el gobierno actual: ni una manifestación contra la invasión militar de Irak fue retransmitida por esta cadena jurídicamente pública) seguramente tiene la ITV la semana siguiente. Total, que los jefes de Alcaraz le han debido de hacer ver que es necesario que vuelva a mostrar su perfil más mezquino para seguir convirtiendo a la AVT en el brazo victimario de la derecha más ultra.