El diario de Pedrojota pubica hoy una bella esquela del terrorista que tiene más muertos a sus espaldas de la Historia de España; un terrorista responsable de más desaparecidos que la suma de todas las dictaduras latinoamericanas que, en España, nos atrevemos a condenar sin hacer lo mismo con la que hemos tenido aquí. Como tantas cosas que hace la derecha no alcanzamos a entender con qué cara se dicen constitucionalistas, liberales, demócratas… Tampoco es fácil de entender por qué están prohíbidos los homenajes a etarras muertos y no las misas que la no-ilegalizada Fundación Nacional Francisco Franco realizará en el Valle de los Caídos (propiedad de Patrimonio Nacional) en homenaje al tipo que “murió cristianamente al servicio de la patria”.

Como aclaro siempre, no soy partidario de que se cierre El Mundo por esta nueva apología del terrorismo, ni de que ilegalicen la Fundación Nacional Francisco Franco, ni de que se prohíban los homenajes que consideren oportunos a tamaño asesino,… pero no entiendo que quienes aplauden que se cierren periódicos por mucho menos, que se ilegalicen asociaciones o se prohíban otros homenajes, no tengan nada que decir ante esta gentuza.

Uno siente la tentación de pensar que tal incoherencia se debe al manido “son nuestros hijos de puta”, pero lo más probable, a poco que se vea lo que leen y escriben nuestras derechas, es que simplemente no consideren que el genocida fuera un hijo de puta.