Si se roba unos explosivos siendo Ministro del Interior Ángel Acebes y con esos explosivos se provoca el mayor atentado de nuestra Historia, tiene que dar explicaciones la oposición de entonces.

En cambio, si unos policías roban explosivos y se les detiene antes de que puedan ocasionar un atentado (pero después de que intenten -con éxito- que El Mundo lo utilizara como un argumento más del panfleto de la conspiración), el Ministerio de Interior tiene que dar “explicaciones totales” sobre el descontrol que hay con los explosivos.