Por pirmera vez parece que la oposición internacional a Hugo Chávez no cuestiona la legitimidad de su victoria electoral. ¿Por qué antes sí? Había la misma pluralidad de medios de comunicación (en general controlados por la oposición), la misma posibilidad de presentación de candidaturas alternativas, la misma limpieza en censos y recuento…

¿Qué ha cambiado? Un optimista pensaría que algunos han renunciado a seguir haciendo el ridículo, pero parece evidente que algunos no tienen límite en tal faceta.

¿Qué ha cambiado? Imposible saberlo.