El señor de la derecha (de la foto) dice del de la izquierda que es amigo de los terroristas, que está rompiendo España, que hace un año dinamitó la familia, persigue a la Iglesia. También insinúa, que (al menos) conocía de antemano el 11-M, pues la coalición entre ETA, Al Qaeda, los servicios secretos franceses, marroquíes y españoles para que el de la izquierda gobernara (¡ah! y que murieran 191 personas, pero eso no es lo importante), y que engañó ocultando al Gobierno eternamente legítimo la coalición que había después. A cambio de ese favor, el señor de la izquierda estaría resucitando a ETA, a la que casi habían derrotado y tenían llena de topos.

El señor de la izquierda piensa que el de la derecha se alegraría mucho de que ETA volviera a matar, porque así ganaría votos: de hecho, está intentando obstaculizar el proceso de paz para que haya más muertos. También piensa que, cuando era portavoz del Gobierno mintió para conseguir que se bombardeara a la población iraquí y que, del 11 de marzo en adelante, trató de utilizar la muerte de 191 inocentes engañando a los españoles diciendo que había sido ETA (la banda a la que casi habían derrotado y tenían llena de topos).

Pero ayer decidieron que pelillos a la mar.