La imagen que vemos arriba corresponde a las obras que se están realizando sobre el Canal de Isabel II, en el distrito de Chamberí, para construir un campo de golf con dinero público. Como Gallardón se enfadó con Espe porque ella dijo que él estaba al tanto del Tamayazo, el Ayuntamiento hizo pública la paralización de las obras por que son ilegales.

La imagen está tomada un mes y medio después de esa supuesta paralización: ha sacado la ordenanza de paralización para que todos conozcamos que el enfado de Gallardón no tiene límites, pero la ordenanza no se aplica en absoluto: como siempre, Gallardón es experto en maquillaje, pero en la práctica coincide en las políticas con lo más duro de su durísimo partido.

Chamberí es de los distritos de Madrid con menos zonas verdes, menos instalaciones deportivas públicas de invierno (no hay, por ejemplo, ni una piscina cubierta en todo el distrito), y de los que más caro es el metro cuadrado de vivienda de Madrid.

Como resultado de este infame proyecto, donde antes iba a haber un parque de libre acceso según anunció Gallardón va a haber un bonito campo de golf, instalación deportiva, sin duda más urgente que cualquier otra que acoja a más personas; se reducen las dimensiones del único campo de fútbol del distrito haciéndolo inviable para muchos deportistas que se tendrán que ir a jugar a otro barrio, o cambiar de deporte; y ya se están vendiendo “viviendas de lujo frente al campo de golf”: una buena política para los ciudadanos de Madrid.

Por ello, los vecinos de Chamberí nos estamos moviendo un poquito y hemos convocado una manifestación-concentración en la esquina de Islas Filipinas con Vallehermoso el viernes 15 a las 16.30. Quien quiera más información no tiene más que solicitármela por mail (aparece pinchando en mi nombre a la derecha).