Nada tienen que ver las declaraciones de ayer de Otegi y el editorial de hoy de Gara (cuyo silencio en estos días también ha sido elocuente) con el comunicado del colectivo de presos vascos.

Es posible que haya dos mundos. La reacción que están teniendo casi todos los partidos e instituciones ante el atentado del 30-E favorece la reunión (en torno, claro, a los duros) de los dos mundos más que a su clara visualización.

Aparte de otras consideraciones, ¿es eso inteligente?