A falta de poder utilizar los recursos propagandísticos de hace una semana (decir hoy que el Gobierno se ha rendido a (la) ETA o que ha entregado Navarra es excesivamente ridículo salvo para Alcaraz) la frase que el PP ha puesto a circular y que no se quitan de la boca sus dirigentes es que “en la lucha antiterrorista falta liderazgo”.
A uno, más cercano en cuestiones de poder a los extintos liberales, le parece que casi todo liderazgo es excesivo: de hecho una crítica bastante razonable al proceso es el personalismo (acaso inevitable) con el que se ha llevado. Pero ellos siguen acercándose a los principios de no sé qué movimiento… No caigo