El pasado lunes, hace ya 48 horas, nos despertábamos con las filtraciones a El Mundo y El País según las cuales el tesorero del PP, Luis Bárcenas, tirará de la manta si no recibe el máximo apoyo del partido. En El Mundo se asegura que Bárcenas se “llevaría por delante” a Esperanza Aguirre e Ignacio González y que contaría la trama que hubo en la boda de Alejandro Agag con Aznar. En El País advierte de que se ha llevado cajas con papeles que pondrían en serios compromisos a muchos dirigentes del Partido Popular.

En ambos medios hay declaraciones de Bárcenas citadas entre comillas y ambos periódicos publicaron la información el mismo día. Aparecen también las típicas expresiones tipo “Bárcenas ha contado a su entorno“, que quieren decir “Bárcenas nos ha dicho lo siguiente“. Para todo buen lector, de la información de El Mundo y El País se deduce que Bárcenas ha utilizado un medio del PP y otro contrario al PP para lanzar un mensaje claro al partido: “a mí no me tocáis o cuento todo lo que sé de vosotros“.

Por muy comprometedoras que sean las cosas que Bárcenas pueda contar Mariano Rajoy sólo tenía una posibilidad: el cese de Bárcenas inmediato (vía despido o vía dimisión). Porque cada minuto que ha pasado sin que el Partido Popular se haya desentendido del tesorero ha supuesto la constatación de que efectivamente Bárcenas está escondiendo mucha mierda del Partido Popular. Cuando alguien amenaza públicamente con contar todo lo que sabe de uno, sólo se puede responder con más chulería: “venga, venga, cuenta todo“. Es la única forma de desmentir que el amenazante esté en posesión de cantidades ingentes de mierda: si luego el otro cumple su amenaza, el resultado es el mismo, pero de momento se desmiente. Así lo entendió la propia Esperanza Aguirre y escenificó ese “de rodillas te pido“.

Ni un dedo ha movido Mariano Rajoy en estas 48 horas para cargarse a quien le amenaza con contar la corrupción sobre la que vive. Con la ausencia de respuesta inmediata Rajoy ha dejado ver que efectivamente bajo la alfombra hay porquería. Ya tenemos la primera información de Bárcenas: que conoce mucha mierda y que Rajoy sabe que la conoce.

Son las 7.58 y aquí no cesa ni Dios.