Si uno es aficionado del Albacete, demócrata-cristiano, zurdo y jugador de tute, tiene cuatro características cuya coincidencia nunca tendrá que justificar. Pero, ay, como sea del Madrid y de izquierdas tendrá que escuchar media docena de veces a la semana lo incoherente que es, la tara que tiene que tiene que soportar, que cómo se lleva. Ya en el partido del siglo de la semana pasada una porción del rojerío madridista nos pusimos la imagen que encabeza este apunte como foto de perfil en las redes sociales y seguramente unos cuantos más lo haremos ante el partido del siglo de hoy. Es una suerte de salida del armario: igual que los homosexuales han respondido a la estigmatización con el Orgullo, los madridistas de izquierdas no sólo no nos avergonzaremos de la coincidencia sino que presumiremos de que históricamente la izquierda era madridista. Ya hace un tiempo el compañero de causas Viul escribió un argumentario sobre por qué la izquierda debe ser madridista centrado, como es natural, en Lenin y en mí. Llegado el partido del siglo de esta semana, me toca a mí explicar una obviedad: por qué la izquierda es madridista.

En 1920 Alfonso XIII le colocó al Madrid CF (como a otros tantos clubs deportivos) el sambenito de Real. Esto modificó también el escudo del club, que inocorporaba una corona y era éste:

En 1931 la proclamación de la República mandó al guano los reales, las coronas y demás fanfarrias antidemocráticas. El Madrid CF volvió a llamarse como procedía y retiró de su escudo la corona. Pero no hizo sólo eso:
null

Del mismo modo que la bandera republicana sustituía una de las franjas rojas de su bandera por una morada por el pendón de Castilla (¿no se podría llamar de otra forma a eso que pendón?). La franja morada del escudo del Madrid se incorporó al escudo en el mismo momento y por el mismo motivo que a la bandera española, la republicana. Es, por tanto, el único equipo que mantiene simbología republicana (sin duda por el mismo motivo por el que el político republicano Doctor Esquerdo mantuvo su calle en Madrid tras la guerra: por la ignorancia del franquismo de su origen).

Llegada la Guerra Civil, la ciudad de Madrid se convirtió en la ciudad con la que la izquierda de todo el mundo se identificaba por su heroica resistencia al asedio fascista. Y, como recordaba frecuentemente Haro Tecglen, para los aficionados al fútbol eso suponía ir con el equipo de Madrid. No con el Atlético Aviación, por supuesto, que era el equipo de quienes bombardeaban la ciudad, sino con el de la izquierda, con el Madrid CF.

El presidente del Madrid fue en 1935 Rafael Sánchez-Guerra, político republicano que se presentó a las elecciones municipales de 1931 bajo la coalición republicano-socialista: fue condenado tras la derrota en la guerra a 30 años de prisión y en los 40 escapó a Francia donde fue ministro del gobierno de la República en el exilio. El 2 de agosto de 1936 el Madrid CF fue incautado por el Frente Popular, algo de lo que muy pocos clubs (¿algún otro?) puede presumir. La Junta Directiva fue sustituida por un equipo presidido por Juan José Vallejo, en representación de la Federación Deportiva Obrera. Así lo contó entonces el diario Informaciones en una crónica de imprescindible lectura:

Se habían corrido rumores alarmantes, pero no había caso. Un club democrático como el Madrid, con un plantel de socios netamente republicanos de izquierda, no podía temer nada. La Deportiva Obrera, que tiene un gran concepto de los principios deportivos, encontró justos los razonamientos de algunos socios, y juntos concibieron un plan que ha sido puesto en práctica y aprobado sin excepción alguna, por todos los sectores deportivos de Madrid. Reunidos socios del Madrid y directivos de la Federación Obrera acordaron designar un Comité directivo que sustituya a la actual Junta directiva. El citado Comité, nombrado ya, está integrado por dos directivos pertenecientes a la Federación Deportiva Obrera. Uno de ellos, era Juan José Vallejo. [énfasis añadido aunque todavía no tatuado en el pecho del bloguero que os escribe]

Si en algún momento el Madrid ha sido el equipo del Régimen fue en la II República, de la que ganó el 40% de las ligas y el 40% de las copas (dos de cinco en ambos casos). Si alguna vez ha estado el Madrid al servicio de la política fue cuando el Frente Popular entendió la llamada de esos socios netamente republicanos de izquierda.

Luego llegó el fascismo, claro. El Madrid tardó mucho en ganar su primera liga con Franco: hasta 1953 no ganó ni una. Y pese a todo mantuvo su condición de club que defiende a los trabajadores. Obsérvese el caso Di Stefano: mientras el Barça firmaba con el club de procedencia del jugador (el típico acuerdo entre patronos que toma al trabajador como mercancía), el Madrid puenteó a la patronal y negoció directamente con el trabajador buscando, sin duda, satisfacer sus deseos. Y aquí acabó Di Stefano.

Después el franquismo quiso patrimonializar el Madrid, como hizo con el 1º de mayo (San José Obrero, decían los cruzados). Como hizo con todo lo que no pudo destruir.

Aunque todos estos datos sean ciertos (y reconociendo que la interpretación del caso Di Stefano puede resultar algo sui generis) no soy del Madrid por todo esto. Lo soy porque me hizo del Madrid mi padre. Y a él su hermano. El fútbol es una chorrada para pasarlo bien. Y se es de un equipo o de otro porque sí, por nada más. No tiene ningún sentido que nos digan que ser del Madrid es de gente de derechas. Pero hasta que lo dejen de decir podremos contestar con muchos argumentos históricos que lo incomprensible es que haya gente de izquierdas que no sea del Madrid. Así que, de momento, acabo de volver a poner la imagen de arriba como foto de perfil en Facebook y Twitter y no las cambiaré, al menos, hasta que vuelva esta noche de Chamartín.

Por cierto, estas fotos muestran cómo el pueblo de Madrid, mientras resistía al fascismo, protegía a la Cibeles. La causa era, sin duda, que querían conservarla para futuras celebraciones de la izquierda, del madridismo:

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

Facebook
Twitter
del.icio.us
FriendFeed
Bitacoras.com
Technorati
Wikio
Google Bookmarks
RSS
Print
PDF
email
Meneame