Si es usted de los que gritó en Génova el domingo ¡Puerta del Sol, disolución!” está de enhorabuena. O no. Hoy comienza el proceso por el que la gente de Sol se disolverá como se disuelve una medicina en un vaso agua: para que sea ingerida y recorra todo el cuerpo. Hoy hay convocada una asamblea a las 20h en la Plaza del Carmen (las asambleas hace días que no se celebran en Sol, sino en plazas cercanas dada la cantidad de gente que hay en Sol), para organizar las asambleas de barrio que se convocarán el sábado 28 a las 12:00 en muchísimos barrios y pueblos de Madrid. Me dicen que en Valencia se está convocando algo similar y sospecho que es una propuesta que habrá en todas las acampadas.

Las asambleas de barrio y de pueblos serán las raíces de este movimiento que ha cristalizado en los últimos días y que permitirá que cuaje en un tejido social y ciudadano permanente y organizado, respaldado por la fuerza que da haber sido el centro del mundo con decenas de miles de personas protestando en toda España durante muchos días y con la simpatía de millones.

Se solucionan así los dos riesgos que corría Sol: que fueran fuegos artificiales que no dejaran nada detrás o que su éxito fuera copado por una multitud de causas anecdóticas (cuando no disparatadas como las de supersticiosos y milenaristas que confunden la lucidez de Sol con su propia iluminación) que impidieran distinguir el árbol del bosque. De hecho en los últimos días ha resultado muchísimo más interesante pasarse por las asambleas de todo tipo que discutían sobre política, periodismo, economía… que las propias concentraciones en Sol. Lo interesante es la ciudadanía hablando, razonando y proponiendo, si bien las multitudinarias concentraciones suponen una fuente de legitimidad social importantísima, la gasolina de la que se debe nutrir el movimiento.

Hace unos días me decía una persona que la primera vez en su vida que ha visto algo así como la mano invisible funcionar de verdad ha sido estos días en Sol: la brillantez con la que se está organizando, con la que se está proponiendo; la rapidez con la que se reacciona a cualquier novedad, a los crecimientos inesperados, a las amenazas en ciernes… Tampoco yo había visto nunca semejante muestra de inteligencia colectiva y la puesta en marcha de las asambleas de barrio y pueblos es otra muestra de saber hacia dónde se va. Ya vemos que la mano invisible del mercado no funciona, pero estamos comprobando que la mano invisible del pueblo sí.

Queda mucho por recorrer para que el 15M además de sacudir las conciencias sea un instrumento de cambio real. Queda mucho por recorrer, pero se sigue recorriendo muy bien.

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

Facebook
Twitter
del.icio.us
FriendFeed
Bitacoras.com
Technorati
Wikio
Google Bookmarks
RSS
Print
PDF
email
Meneame