Mañana miles de concejales tendrán que prometer su cargo y para ello se les pedirá que juren o prometan cumplir sus funciones guardando la Constitución, con lealtad al rey y no sé cuántas zarandajas más.

En 2003 Fran Pérez (amigo, referente republicano de la izquierda y Secretario de Solidaridad y Derechos Humanos de Izquierda Unida) fue elegido concejal y ante la petición de lealtad al rey, se puso de pie y usó la siguiente fórmula:

Como ciudadano partidario de un modelo de estado republicano, federal, solidario y laico prometo por exigencia legal

Por lo visto a los concejales del PP no les hizo mucha gracia. Fran es un gran contador de anécdotas y su promesa le sirvió en bandeja un puñado de ellas, desde la reacción de Javier Arenas, allí presente, a una charla posterior con Juan Carlos de Borbón, que tuvo curiosidad por conocer al republicano complutense con motivo de unos premios Cervantes.

A mí me parece un perfecto resumen de por qué algunos no nos sentimos cómodos prometiendo una constitucion de un modelo de estado que no es el nuestro. Y como sé que estos días hay mucha gente barruntando qué fórmula usar, ahí hay una.

Otras posibles, más cortas pero menos interesantes, son: “Como ciudadano partidario de un modelo de estado republicano, prometo por exigencia legal” o directamente “Prometo por exigencia legal“. Hay gran jurisprudencia al respecto: cualquiera de esas fórmulas es perfectamente legal y ningún secretario municipal puede inventarse obligación alguna de prometer o jurar con entusiasmo. Hay que prometer y la promesa no puede ser condicional, pero los vericuetos de conciencia que le lleven a cada uno a prometer o jurar no reducen la validez de la promesa.

Otra cosa. Ayer vimos cómo el nuevo presidente del Parlament de la Generalitat Valenciana hizo gala de su religiosidad colocando un crucifijo y una Biblia para que todos los diputados lo tuvieran presente en su promesa independientemente de que crean o no en dioses y que crean en ese y no en otro. ¿De verdad no hay ningún alcalde pastafari que se anime a llevarse un plato de spaghetti bolognesa para que presida la sesión del sábado?

Hace cuatro años yo tuve que prometer mi cargo de vocal de distrito y no usé la fórmula de Fran porque no la conocía y me quedé en un prometo por imperativo legal de lo más ramplón.

Y os dejo un rato que en unas horas difundiré el artículo que publico hoy en Cuarto Poder.

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

Facebook
Twitter
del.icio.us
FriendFeed
Bitacoras.com
Technorati
Wikio
Google Bookmarks
RSS
Print
PDF
email
Meneame