Madrid2020La foto está tomada en una calle de Madrid, podría ser cualquiera, pues estos días tenemos la ciudad llena de carteles como éste. Unidos por un sueño. Lo curioso es quién patrocina este sueño que tanto nos une. Arriba a la derecha aparecen Grupo Villar Mir y OHL (la constructora que preside Villar Mir): es decir, uno de los constructores imputados por haber dado dinero al PP a cambio de que sus gobiernos aprobaran grandes obras innecesarias y se las concedieran a las empresas “donantes”. Este grupo tan generoso también apuesta por Madrid 2020, lógicamente. Todos los demás “socios” y “patrocinadores” pertenecen al mundillo: despachos de abogados de élite, empleadores de ilustres retirados (Pricewaterhouse Cooper fue la empresa que acogió a Jaume Matas, Telefónica, entre su larga nómina, ha contado con Urdangarín y cuenta con Rodrigo Rato, laCaixa, empleadora de Cristina de Borbón ahora en Suiza…), la patronal madrileña que preside dignamente Arturo Fernández, el cementerio de cargos municipales Ifema (donde han acabado Manuel Cobo, Álvarez del Manzano…). En un mapa del saqueo de estos años estarían estos patrocinadores de Madrid 2020. También habría muchos otros, pero éstos estarían.

Uno de ellos, Pricewaterhousecooper (la empresa que acogió, insisto, a Jaume Matas, una de las empresas que hizo los informes en los que se basó el gobierno para pedir el rescate de la banca española a cambio de entregar el país), ha hecho un informe que explica la cantidad de empleos que Madrid 2020 va a generar. No es posible leer el presunto informe: la web oficial de Madrid 2020 está caída (afortunadamente para los partidarios de Madrid 2020 los miembros del COI no son conocidos por evaluar este tipo de cosas sino que sus elecciones se basan en parámetros más prosaicos) y en la de Pricewaterhousecooper no aparece el tal informe.

Da igual: los informes que apoyan macroeventos futuros son tan rigurosos como esos estudios que hacían al PP de Madrid decir un día que Eurovegas generaría 250.000 empleos y 24 horas después que generaría 150.000 empleos: ¿Qué más da, si ambos datos son un invento? Sobre Madrid 2020 las paparruchas económicas llegan al extremo de decir que los Juegos ya han sido rentables: la propaganda municipal asegura que, antes incluso de obtener la candidatura, las campañas olímpicas ha supuesto una “”excelente” campaña de marketing para la ciudad cuyos turistas han crecido un 3,8 % por encima de la media española en el periodo 2004-2012, lo que ha permitido obtener unos ingresos adicionales de 504,1 millones de euros en esos años” ¡Y eso fracasando en cada intento! ¡Si nos dan los Juegos no va a haber quien ande por Madrid hasta el año 3020 con tanto turista!

Pero escucho en la radio que el ilocalizable estudio de Pricewaterhouse explica que la candidatura generaría más de 16.000 puestos de trabajo en el sector de la construcción, seguidos por el sector de la hostelería con unos 5.000.  El dato coincide más o menos con las estimaciones propagandísticas del Ayuntamiento: el 40% del empleo generado por Madrid 2020 sería en el sector de la construcción seguido muy de lejos por hostelería (10%) hasta un total de 86.000 puestos de trabajo creados por los Juegos Olímpicos (muchos menos que por Eurovegas, cuyos patrocinadores prefieren inventarse datos a lo grande).

Ya es curioso: nos dicen que los Juegos Olímpicos serían muy rentables porque tendríamos mucha creación de empleo sobre todo en el sector de la construcción. Pero también nos dicen que habría poco gasto porque las obras ya están casi todas hechas. Es difícil comprender cómo el sector que más va a ingresar (y que más empleo va a generar) será el de la construcción si apenas va a haber que gastar en construcción. A poco que uno examine la ciudad más allá de la propaganda ve que eso de que todo está ya construido es completamente falso: que falta lo más caro, el Estadio Olímpico, la Villa Olímpica, que algunas de las instalaciones deportivas prometidas no existen o que, como el Estadio Vallehermoso, fueron demolidas para construir uno adaptado a las expectativas olímpicas y quedó abandonado al no encontrar un euro con el que levantar el nuevo estadio.

O es mentira que todo esté ya construido o es mentira que vaya a haber muchos puestos de trabajo sobre todo en la construcción o las dos cosas. Lo que podemos observar (que ya está todo construido) es falso. Parece evidente que lo que no podemos observar (los empleos que se generarán) es también falso o al menos un simple invento de sectores interesados en el próximo saqueo. Y según sus propias expectativas son empleos que abundan en el modelo que nos trajo a la crisis y que terminan el mismo día en que se inaugura ese sueño que nos tiene unidísimos. Un chollo, vamos. Un sueño.

_____________________________

ACTUALIZACIÓN: Me llama la atención Jorge Ruiz sobre este artículo que explica el descenso drástico del turismo en Madrid: siguiendo la lógica del Ayuntamiento de Madrid, si cuando subía el turismo era gracias a las candidaturas olímpicas, ahora que baja debe de ser por culpa de la candidatura olímpica, ¿no?