Una constante en los casos de gran corrupción es que nunca sorprende en el entorno del corrupto. Es raro que se sepan los detalles que servirían para llevar a los tribunales al corrupto. Pero la corrupción huele entre otras cosas porque no se roba para nada sino para vivir mejor, comprar voluntades, financiar organizaciones. Todo eso se ve.

Sigue en Cuarto Poder