Hace un par de meses la cosa digital de Eduardo Inda me “acusó” de estar detrás del cierre del campo de golf de mi barrio.

Ojalá tuviera tanta capacidad, pero no: fue un movimiento de vecinos y vecinas del barrio el que se dejaron horas y horas en difusión, organización y finalmente judicialización para que los tribunales nos devolvieran lo que el PP-Madrid nos había robado al barrio.

Lo más curioso es que hoy se demuestra que la razón por la que no hicieron un parque sino el golf ilegal fueron 600.000 euros en comisiones para la familia de Ignacio González. De momento.

Así que sólo puedo agradecer a Inda que me atribuya el honor de haber vencido a la corrupción de Ignacio González para recuperar el parque para mi barrio. Pero evidentemente no merezco tal honor, desde luego no en solitario.