Quien Mucho Abarca: Quien Mucho Abarca

La “unidad contra el terrorismo” y los hipócritas

¿No es un poco sorprendente que nadie haya pedido al Ayuntamiento de Madrid una pancarta en homenaje a las víctimas del terrorismo de Barcelona y Cambrils? Hace apenas mes y medio era el anatema que probaba una suerte de complicidad con el crimen, pero no por el asesinato actual de 16 personas sino por el 20º aniversario de otro crimen que también nos conmovió a los españoles, el de Miguel Ángel Blanco.

No, no resulta sorprendente porque lo que entonces hizo buena parte de nuestra derecha y de su pesebre mediático fue jugar con los sentimientos humanitarios de quienes se resquebrajan cuando unos seres humanos asesinan a otros. Jugar a canalizar esos buenos sentimientos para aprovecharlos construyendo odio contra inocentes, en ese caso contra Manuela Carmena, Ahora Madrid y Podemos.

Yo no estuve en la manifestación de Barcelona de ayer, estaba en Madrid. Sí estuve en la concentración convocada por el Ayuntamiento de Madrid en julio en recuerdo de Miguel Ángel Blanco y de todas las víctimas del terrorismo. La derecha política y su pesebre mediático llevaban varios días organizando una campaña de odio contra Manuela Carmena, Ahora Madrid y Podemos. Yo llegué un poco antes con la tranquilidad de ser una persona básicamente desconocida. Mientras esperaba pude escuchar un grupito de señores y señoras que explicaban a qué habían ido: “Voy a llamarla ¡sectaria! que es lo que han dicho en la radio que es. Eso es ¡una sectaria! ¡sectaria! ¡sectaria! ¡sectaria!”. Quien sí me reconoció fue un tipo que cobra de una página web de las cloacas. Cámara en mano me persiguió, alentó a que ese grupito me dijera lo que tuviera a bien y me explicó que los de Podemos defendíamos el asesinato de Miguel Ángel Blanco y que éramos unos miserables, que “la gente” (en referencia a ese grupito) nos lo estaba diciendo. Hablé educadamente con él un minuto, le dije que una vez aclaradas sus mentiras no iba a hablar más con él y me persiguió impidiéndome hablar con quien quisiera hasta que el personal del Ayuntamiento me recomendó meterme dentro del edificio y salí con el resto de concejales, diputados, trabajadores municipales, etc que allí fueron.

Ayer el dueño de la web que paga a ese tipo aparecía en televisión muy triste porque en Barcelona se hubiera “politizado” el dolor causado por el terrorismo, hoy su web está cargada de ira contra quienes además de rechazar el terrorismo criticaron y abuchearon a cargos políticos.

Hace falta ser hipócrita. No sólo el dueño de esa página web, un simple mercenario (muy bien pagado, pero nada más decente que un mercenario). También cuantos alentaron aquella campaña de hace sólo mes y medio y ahora se escandalizan. Y también quienes no explicaron que la derecha política y su pesebre mediático estaban manoseando el dolor y el recuerdo emocionado de la gente buena para lanzar una campaña vil y mezquina contra personas y grupos políticos que siempre se opusieron a aquel crimen y a cualquier otro. Hace mes y medio nadie denunció el “boicot” de la derecha a los homenajes de Miguel Ángel Blanco, no había una defensa del PP “por encima” de Miguel Ángel Blanco, no fue una afrenta de nadie. Hace mes y medio había una “polémica”.

Aquél grupito de personas que fueron a los actos por Miguel Ángel Blanco a abuchear cuando hablaban Rita Maestre y Manuela Carmena estaban equivocados y manipulados. No existe absolutamente ningún motivo para que Rita Maestre ni Manuela Carmena reciban reproche alguno en memoria de Miguel Ángel Blanco. Que nadie se haya siquiera acordado de la posibilidad de una pancarta en el Ayuntamiento muestra lo artificialmente que se creó la campaña de odio. Pero reconozco, claro que sí y en ningún momento he dejado de hacerlo, el derecho de aquellos ciudadanos a criticar, incluso sin llevar razón, incluso en circunstancias dolorosas y sensibles, a sus cargos públicos. Que nos tocara a algunos va en el cargo; otras veces nos emocionan reconocimientos también excesivos.

Lo que no fue decente entonces fue la campaña mezquina y manipuladora de esos mismos cargos políticos y medios de comunicación serviles que hoy se hacen los escandalizados porque en Barcelona hubiera gente que entendiera que en la manifestación de ayer se debía criticar, además, a quien tiene unas relaciones cómplices con dictaduras responsables del auge del terrorismo yihadista. Personalmente creo que no lo habría hecho, desde luego no en mi condición actual de diputado autonómico, pero es una opción legítima. Incluso si fuera errónea.

La que no es una opción legítima es haber estado hace mes y medio alentando o al menos condescendiendo con la conversión de un homenaje a Miguel Ángel Blanco en una campaña de furia y manipulación contra Manuela Carmena, Ahora Madrid y Podemos, que ni tienen ni han tenido nada que ver con aquel crimen salvo la denuncia de todos los crímenes como aquel, y ahora llevarse las manos a la cabeza porque creen que ellos no pueden ser abucheados, porque a ellos no se les puede toser o porque cuando es a ellos a quienes se dirigen las miradas la “unidad contra el terrorismo” pasa, esta vez, por el silencio o por repetir los lemas que ellos decidan que hay que corear.

Esa hipocresía es de una indecencia moral mayúscula. A otro perro con ese hueso.

HUGO_telegram_pequeño

Uso de cookies

Puede que este sitio web utilice cookies. La verdad es que no lo sé. Me cuesta entender lo que es una cookie como para saber si las tengo. Pero parece ser que me puedo ahorrar una multa o algo si aviso de que si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies