Quien Mucho Abarca: Quien Mucho Abarca

El bloqueo (o el “golpe al” Congreso)

Si hay algo parecido a un “golpe” eficaz que está evitando que nuestras instituciones funcionen con normalidad legal, no se está produciendo en Cataluña sino en la Mesa del Congreso de los Diputados, en la carrera de San Jerónimo, en Madrid. PP y Ciudadanos no tienen mayoría en el Congreso porque los españoles, con su voto, no se la dieron. Pero sí la tienen en la Mesa del Congreso merced a los acuerdos para el reparto de sillones que fraguó Ciudadanos.

Desde el principio de la legislatura PP y Ciudadanos han aprovechado su mayoría en ese órgano (cuya función no es de decisión política sino de gestión del Congreso para facilitar su normal funcionamiento) para bloquear todas aquellas leyes que PP y Ciudadanos perderían en el Pleno del Congreso. El fraude consiste en ampliar indefinidas veces el plazo de enmiendas a una ley no para facilitar que los distintos grupos tengan tiempo de presentar enmiendas a leyes muy complejas (que es la función de la ampliación del plazo) sino para impedir que el poder legislativo español legisle porque al Partido Popular y a Ciudadanos no les gusta la mayoría que han elegido los españoles con su voto. Es decir, para impedir que legisle el poder legislativo elegido por los españoles, nada menos.

El ataque ilegítimo, antidemocrático y fraudulento contra el Congreso de los Diputados tiene 36 posibles leyes bloqueadas. Así, según contaba El País hace tres semanas, PP y Ciudadanos han prorrogado 63 veces el plazo para las prórrogas de una ley que presentó Podemos para garantizar el crecimiento del Salario Mínimo en 2016 y 53 veces la iniciativa legislativa popular sobre atención a personas en situación de dependencia. No sólo están dando un “golpe al” Congreso (seguro que esta forma de expresarlo le parece inocua al locuaz Casado) sino que además se lo están dando perjudicando en muchas ocasiones a los españoles que más necesitan la protección de nuestras instituciones.

El PP y Ciudadanos tienen pleno derecho a votar en contra de estas leyes en el Congreso. A lo que no tienen derecho es a impedir que el Congreso las tramite y las vote. Y eso es lo que están haciendo.

En un sistema parlamentario como el nuestro, impedir el funcionamiento legítimo del Congreso es un ataque frontal a nuestra democracia y a nuestra soberanía.

Por eso la noticia hoy no debería ser que Ciudadanos va a levantar ese bloqueo ilegítimo a una de tantas leyes que tienen bloqueada. El escándalo es que el Partido Popular se indigne por que el Pleno del Congreso pueda tramitar una ley registrada correctamente y aprobarla o no en función de las mayorías otorgadas por la ciudadanía española en las elecciones. El escándalo es que Ciudadanos comparta esa estrategia antidemocrática para impedir que nuestro poder legislativo tramite tres docenas de leyes que podrían gozar de la mayoría de la representación popular española.

El escándalo es que ya no sea un escándalo. En España hay presidentas de parlamentos autonómicos encarceladas por haber dejado debatir y votar declaraciones políticas sin capacidad normativa. Pero la cuarta personalidad del Estado y sus acompañantes de PP y Ciudadanos están bloqueando eficazmente el funcionamiento legítimo de nuestra democracia entre aplausos y risotadas.

HUGO_telegram_pequeño