Quien Mucho Abarca: Quien Mucho Abarca

194.232 eméritos e irresponsables euros

194.232 euros al año, aproximadamente el doble que el presidente del Gobierno, cobra Juan Carlos I, a quien ahora llamamos rey emérito. En la facultad un profesor emérito era aquel que ya tenía edad para haberse jubilado pero ni él quería dejar de dar clases ni la comunidad universitaria quería desaprovechar los conocimientos del profesor. No sabemos muy bien qué es un rey emérito, pero por lo que cobra Juan Carlos I es evidente que tiene tareas de Estado, que de alguna forma sigue siendo un poco rey como un profesor emérito sigue dando algunas clases.

El pasado domingo Juan Carlos I apareció en público. Fue a Abu Dhabi para ver una carrera de Fórmula I. Y allí se encontró con un príncipe saudí llamado Mohamed bin Salmán, a quien la CIA señala como el responsable del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en la embajada saudí en Estambul. Y le saludó efusivamente porque Juan Carlos de Borbón es una persona campechana y espontánea, y es de bien nacidos ser agradecidos. Y Juan Carlos de Borbón tiene mucho que agradecer a la dinastía saudí, que serán unos asesinos y líderes de la más cruel (como mínimo ex aequo) tiranía del planeta, pero bien que han sabido agradecer en persona a Juan Carlos I que España comprara su petróleo aunque fuera más caro o que los constructores de la corte construyeran mal que bien el AVE de La Meca a Ryad.

Lo sorprendente no ha sido que Juan Carlos I, rey emérito de España, exhibiera una vez más su afecto por criminales saudíes, que a eso ya estamos hechos. Lo alucinante fue cómo el Gobierno español y la Casa Real han respondido a las preguntas sobre el tema. Zarzuela comunicó que el saludo fue “estrictamente protocolario”, como si Juan Carlos fuera un hombre que reprimiera sus impulsos para someterlos al estricto protocolo (“¿por qué no te callas?”), como si la relación de Juan Carlos con la monarquía saudí no superara con mucho no ya lo protocolario sino lo legal desde los años 70, como si el protocolo rezase que, ante un tipo que está acusado de ir por el mundo asesinando mediante descuartizamiento y disolver en ácido a periodistas, hay que mostrar cariño y amistad, a ver si a base de buenos sentimientos se reinserta.

Desde Moncloa la cosa ha sido peor: “No vamos a entrar a valorar lo que hace el rey emérito“. ¿Cómo que no? Hace unas semanas PSOE, Ciudadanos y PP se negaron a investigar los chanchullos de Juan Carlos I denunciados involuntariamente por quien confesaba haber sido su testaferra porque el rey de España no está sometido a control político. Es decir, al menos políticamente, mantiene la irresponsabilidad. Y en España la irresponsabilidad del rey quiere decir que otro es responsable de sus actos: el gobierno de España.

Si nadie va a entrar a valorar lo que hace Juan Carlos I, nadie debe pagar un euro a Juan Carlos I. O tiene labores de Estado y debe responder ante el Estado, o debe perder todo privilegio: desde el blindaje judicial al enorme sueldo público que maneja. No va a tener problemas para vivir de sus ahorros: de hecho por eso le tiene tanto cariño a los criminales saudíes.

HUGO_telegram_pequeño