Es asombrosa la cobardía de estas «derechas sin complejos». Da igual qué le preguntes que se esconden. Su forma de esconder la cabeza como un avestruz es rodear su huida de insultos, berridos y banderazos.

Sobre eso escribo hoy en La Mirada Común