Desde el 15 de mayo de 2011 todo va mal. Aquel día hubo una manifestación que fue completamente irrelevante para todos los periódicos impresos de pago (sólo 20minutos llevó en portada el acontecimiento que ha marcado la política española del último lustro). Un par de días después, con la Puerta del Sol y cientos de plazas de toda España rebosantes de gente cada tarde, supimos que aquello se disolvería como un azucarillo ese domingo, el 22 de mayo, tras las elecciones municipales y autonómicas. En el otro lado también hubo quien nos explicó que el 15M era una farsa reformista y antipolítica que no iba a los cimientos de la crisis sino al “todos los políticos son iguales”, que por eso aquel 22 de mayo arrasaría el PP.

Sigue leyendo en La Marea.