Quien Mucho Abarca: Quien Mucho Abarca

Minutos de silencio (artículo en CuartoPoder.es)

Murió Rita Barberá. Era un ser humano cuya muerte han debido de sentir sus seres queridos (familiares, amigos, compañeros…) incluso gente que sin conocerla directamente le tuviera aprecio personal. Humanamente es una mala noticia como lo es cualquier muerte. Políticamente también es una mala noticia: Rita Barberá no ha sido juzgada y por tanto su participación en las tramas del PPCV se salda con la impunidad; además es una mujer que necesariamente sabía mucho sobre esas tramas y se muere con un montón de secretos que habrían sido valiosísimos para la justicia. Es una pésima noticia se aborde desde la perspectiva que se aborde y eso no merece ninguna discusión.

Sigue leyendo en Cuarto Poder.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Imagina que Manuela Carmena…

Imagina las portadas que verías en el kiosko si Manuela Carmena hubiera perdido la mayoría de gobierno y no pudiese aprobar una sola medida que dependiera del pleno: incluidos los presupuestos municipales. Imagina que no fuera porqueel PSOE hubiera visto la luz y se entregara en manos del PP sino porque la número 4 del grupo municipal de Ahora Madrid está de baja médica como consecuencia, denuncia, del acoso laboral al que la somete el número 2 del grupo municipal de Ahora Madrid.

Imagina cómo bramaría la tertuliada si Manuela Carmena, lejos de alarmarse por esa denuncia y al menos investigarla, hubiese impuesto un “¡Prietas las filas!” en solidaridad… con el concejal acusado de acoso laboral. Imagínate las comparaciones (¡Bulgaria, Corea del Norte!) si todos los concejales del grupo de Manuela Carmena hubieran tenido que firmar (el mismo día que se publica en prensa que la concejala está de baja médica por ese supuesto acoso, como si fuera fácil encontrar a todos los concejales de ese grupo trabajando si no hay pleno) una carta de apoyo, sin más investigación ni preguntas ni nada, al concejal al que una compañera suya que está de baja acusa de acoso laboral.

Imagínate las explicaciones de todo tipo que habrían tenido que dar Manuela Carmena, su número 2 y toda cara visible de Podemos y del resto de ayuntamientos del cambio si las únicas reacciones del partido en el que sucede esto fueran pedir un informe al Ayuntamiento para ver cómo apartan a la concejala que denuncia haber sufrido acoso y que está de baja médica, quitarle sus cargos en el grupo (que es todo lo que le pueden quitar) y presentar una denuncia contra ella en la que el número 2 de Carmena le pide 100.000 euros.

Imagina lo prudente que sería la oposición del PP (y de Ciudadanos, que en uso de informes de Marcelo no suele quedarse atrás), que entendería lo delicado del asunto; aunque sea evidente que alguien muy importante del grupo de gobierno ha cometido un grave delito (o efectivamente la denunciante se sintió acosada por su compañero o está ella haciendo una denuncia falsa) y que ello conduce a la ingobernabilidad del ayuntamiento, es precisamente la gravedad del asunto la que aconseja prudencia. Porque ni PP ni Ciudadanos se pasan los debates usando basura inventada en sus cloacas contra Ahora Madrid y Podemos y tampoco lo harían ahora cuando no se trata de un invento publicado por el charlatán obsesivo (y estupendamente recompensado) de siempre sino que son denuncias que los propios cargos del equipo de gobierno se lanzan entre sí.

Ahora deja de imaginar.

Todo esto es exactamente lo que ha sucedido en el grupo parlamentario de Cifuentes. Su número 4 ha denunciado al portavoz del grupo por  “agresiones verbales, delitos contra la integridad moral, delitos de lesiones psíquicas, coacciones, amenazas e imposición de condiciones de trabajo que afectan al trabajador”. Lleva desde octubre de baja médica, lo cual hace impensable para los juristas que la denuncia no sea admitida a trámite por el TSJM con la consiguiente imputación del portavoz parlamentario de Cifuentes. No se conoce que haya habido investigación alguna, sólo un cierre de filas como el imaginado unos párrafos más arriba. Y, mientras en los plenos de la Asamblea de Madrid Cifuentes suelta todas las semanas la misma retahíla de sandeces inventadas contra Podemos (¡Venezuela, la ETA, ustedes gobiernan en Bangaldesh y miren lo pobres que son!) y argumentos sonrojantes contra el PSOE (¡Madrid paga los colegios andaluces!) los partidos de la oposición hemos tenido una exquisita prudencia ante una acusación tan grave que no se ha inventado un ministro de Podemos sino que ha presentado en los tribunales una importante diputada de Cifuentes.

No prejuzgo nada. Espero que los tribunales por fin estudien qué ha pasado aunque políticamente sí es un asunto grave la incapacidad del gobierno de Cifuentes para aprobar una sola ley, incluidos los presupuestos, mientras no se resuelva el asunto que han despachado con tanta sencillez. Lo que sí tengo claro es que las varas de medir están trucadas, que mientras algunos nos enfrentamos a la maquinaria estrambótica de un partido-trama y un pesebre mediático especializados en la fabricación de basura, no tienen enfrente una oposición simétrica pese a que la corrupción estructural y las decenas de casos vergonzosos (de corrupción o de otro tipo) facilitarían muchísimo atacar con infinita más dureza pero con justicia al Partido Popular. Y, por cierto, me alegro de no ser como ellos, de tratar estos asuntos con la delicadeza que merecen sin hacer acusaciones graves sin saber a ciencia cierta que éstas son justas. No somos como ellos no sólo porque no robamos sino porque nos tomamos en serio lo que denunciamos sobre ellos, porque cuando lo hacemos es porque está clarísimo lo que sucede.

Pregúntate cómo se trataría el caso si sucediera en el Ayuntamiento de Madrid o de Barcelona. Y ahora pregunta en tu trabajo, a tu familia, a tus amigos… si se han enterado de que eso es lo que ocurre en el grupo parlamentario de Cristina Cifuentes, presidenta del PP de Madrid y de la Comunidad de Madrid.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Interpretar a Trump, pro domo sua

Me extraña leer esta mañana algunas “lecciones” de la elección de Trump que tienen poco que ver con lo que ha sucedido y con los debates que hay.

Leo, por ejemplo, que la elección de Trump demuestra que hay que apostar por el radicalismo frente a la transversalidad, asociada con centrismo o moderación. Eso no tiene nada que ver con lo que ha sucedido y es como decir que no hay que ser aficionado al fútbol sino vegetariano ¿qué tendrá que ver la apuesta pola transversalidad con aceptar el eje izquierda-derecha y buscar el centro del mismo?

Hillary Clinton no era la “moderada” sino la candidata del establishment. Trump ha ganado porque ha movilizado un electorado transversal anti establishment: por eso ha generado una mayoría insólita, por eso la alternativa buena era Sanders. Trump ha logrado una transversalidad tóxica y nociva: pero transversalidad. Y obviamente no ha sido “centrista” ni “moderado” sino más bien fanático.

Ha conseguido desplazar el eje izquierda-derecha al eje arriba-abajo (y situarse paradójicamente como referente de los de abajo gracias a que la alternativa era una señora como Hillary Clinton: El Establishment personificado). Y lo ha generado de forma patológica, ahí está el problema.

Nuestro país nunca agradecerá lo suficiente al 15M como a Podemos la canalización del sufrimiento hacia posiciones democráticas y emancipadoras. Eso no ha sido moderando nada aunque desde el principio ambos sufrieron una acusación tan miope. Lo han hecho ambos desde una radicalidad tal que impugna los códigos preexistentes buscando esa transversalidad en búsqueda de libertad, igualdad y fraternidad. 

Qué tenga eso que ver con moderación y centrismo es algo que se me escapa. No pasa de ser una consigna para caricaturizar los debates que la España del cambio lleva teniendo al menos desde el 15 de mayo de 2011.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Podemos, 10 de noviembre

Una de las ideas más repetidas en los debates de Podemos en la Comunidad de Madrid que se ha convertido en mantra es la de que una riqueza de esta organización política es la pluralidad de puntos de vista, que permite debates fraternales y fructíferos. Incluso si alguien pensase lo contrario, sería difícil que sostuviese públicamente algo del tipo “es una desgracia que se nos hayan colado estos impresentables, así que como ganemos se van a enterar”.

Más allá de deseos o pensamientos privados, la diversidad y la pluralidad en Podemos Comunidad de Madrid es un hecho incontestable y va a seguir siéndolo el día después de la Asamblea Ciudadana de Madrid, el próximo 10 de noviembre. Uno puede estar convencido de la necesidad de integrar la diversidad política por pura ética personal o por algún otro motivo privado, pero incluso, aunque no fuera su deseo, cuando el pluralismo es la norma, la cooperación entre diversos compañeros pasa a ser una necesidad, si no se quiere jugar con la supervivencia misma de la organización.

¿El pluralismo es siempre positivo en una organización política? Pues depende. Es positivo, si hay una serie de objetivos y una lógica política compartidos. No sería positivo, por ejemplo, que formaran parte de su pluralidad cómplices del Partido Popular o consejeros delegados del IBEX 35. Ahora bien, si la pluralidad de Podemos la componen diversos puntos de vista que comparten aliados – las clases subalternas o la mayoría social del país -, adversarios – las élites políticas y económicas – y objetivos estratégicos – un proceso de cambio político que profundice la democracia, extendiendo derechos -, esa pluralidad enriquece. Lo parece pero no es una obviedad. Uno de los logros del Partido Popular en la Comunidad de Madrid fue cambiar a sus adversarios, generando complicidades con su proyecto de destrucción de Madrid. Casos como el de Cajamadrid-Bankia, Púnica o el Tamayazo son una evidencia de cómo el PP consiguió generar una pluralidad en su presunta oposición letal para ésta.

En Podemos esto no ocurre. Entre otras cosas, una formación joven, con una composición sociológica rica y alejada de las élites y sin financiación de la banca tiene ciertas vacunas contra ese peligro. Esa fortaleza se ha visto respondida con una fabricación reiterada de casos – que permiten elevar anécdotas concretas a veces falsas y otras simplemente de menor relevancia mediática de la que se les concede – para tratar de instalar que “todos son iguales”, todos iguales a quienes han saqueado el país para colocarlo en manos de unas élites políticas y económicas más cercanas a la mafia que a la democracia.

Por eso, las insinuaciones, según las cuales hay “un” Podemos que preocupa a los poderosos, a Cebrián, a Cifuentes, al IBEX o al malo de Batman, son tan peligrosas. Es decir, según el principio de tercio excluso, Cebrián y Cifuentes apostarían por el “otro” Podemos.

Ya sea una desafortunada campaña bienintencionada o un uso torticero de un “caso” asimismo desafortunado, ello introduce un imaginario cuya instalación en Podemos sería demoledora. No solo es un insulto grosero a algunos compañeros, sino un ataque a todo Podemos. Según este razonamiento y siguiendo con lo anterior, la pluralidad es un lastre porque encierra a quienes Cifuentes y Cebrián apoyarían. Y esto tiene consecuencias para el día después del proceso.

Una de las razones para ponernos de acuerdo gente tan diversa como la que estamos en Adelante Podemos con la gente (la candidatura que encabeza Rita Maestre) fue la necesidad de acabar con un tipo de enfrentamiento interno pasado para construir con esa pluralidad que existe en Podemos Comunidad de Madrid. Ya digo que da igual que uno entienda que hay que trabajar con esa pluralidad por convicción ética o por pura operatividad. Creemos que hay que construir una organización que cuente su pluralidad y esa era la lógica por la que defendimos un sistema proporcional (votado por la inmensa mayoría de los inscritos) cuya no aplicación no impedirá construir equipos plurales si somos mayoría en el Consejo Ciudadano que se está votando estos días.

Pero si pensáramos que hay una parte de Podemos que interesa a Cifuentes y a Cebrián (esto es: al PP de la Púnica y a los empresarios que más han contribuido por arruinar el país y deteriorar la democracia en beneficio de una ínfima minoría en estos últimos años) en absoluto apostaríamos por compartir con ellos el timón de Podemos: queremos un Podemos plural porque estamos convencidos de que las diversas posiciones debaten legítimamente desde lo mismo: desde la voluntad de liberar el país, a nuestro pueblo, del secuestro al que lo somete una minoría.

Las insinuaciones según las cuales una parte de Podemos Comunidad de Madrid (por cierto, la parte cuyas tesis políticas y organizativas fueron mayoritarias entre los inscritos de Podemos, lo cual hace aún más delicadas esas insinuaciones) vendría bien a los intereses de los enemigos de Podemos no sólo son un insulto a quienes no somos ni un ápice más cercanos a Cifuentes, a Cebrián, al PSOE… que los miembros de otras candidaturas sino que revela una predisposición a, en caso de obtener la secretaría general y la mayoría del consejo, considerar a las otras partes como agentes de los enemigos de Podemos: lo coherente, en caso de creerse lo que se está diciendo, sería intentar arrinconar a esos elementos funcionales a los enemigos de Podemos y construir un Podemos Comunidad de Madrid hostil a todo el que no estuviera alineado incondicionalmente en unas posiciones monolíticas.

Afortunadamente es falso que en Podemos haya nadie funcional a la oligarquía económica, política y mediática de este país. Es una evidencia. Lo que sí es cierto es que hay quien juega a insinuar que no es así. Creo que no va a colar, que nadie nos ubica en esas complicidades. Pero el juego es peligroso no sólo por intentar que la elección de la gente se base en una mentira sino porque arroja una imagen de Podemos que, en caso de instalarse, sería letal para Podemos.

Sigamos siendo diversos, plurales, con diferencias incluso importantes. Pero tengamos claro que estamos en lo mismo, que somos compañeros. Y no juguemos con fuego.

HUGO_telegram_pequeño

Share

El final abierto del traje nuevo del emperador

El gobierno de Rajoy, más rajoyista que nunca, del que incluso ha expulsado al único ministro que parecía tener criterio propio (ni mejor ni peor, pero al menos propio), que era Margallo, me ha recordado una discusión que tengo frecuentemente con uno de los mejores cuentos infantiles que nos han contado a todos: el del traje nuevo del emperador.

 

Más »

HUGO_telegram_pequeño

Share

Intervención en la Asamblea sobre refugiados (VÍDEO)

Imagen de previsualización de YouTube HUGO_telegram_pequeño

Share

“No creo haya nadie de Podemos que sea pro-PSOE” (segunda parte de la entrevista en ElBoletín)

Hace una semana me entrevistaron en El Boletín. La primera parte estaba más centrada en la política madrileña y esta segunda más centrada en los debates que estamos teniendo en Podemos Comunidad de Madrid:

Hugo Martínez Abarca es una de las voces autorizadas del debate político que se ha abierto en Podemos. El diputado de la Asamblea de Madrid se ha embarcado en un nuevo reto dentro de la formación: que la candidatura Adelante Podemos, en la que participa junto a Rita Maestre y Tania Sánchez, entre otros, sea la que lidere el partido en la Comunidad de Madrid. Crítico con el devenir que había tomado la organización madrileña en los últimos tiempos, para Abarca hace falta atraer a una “inmensa mayoría de madrileños” que aún no ha apostado por la formación morada. Y para lograr ese objetivo hay que tumbar ciertos tics como por ejemplo “romper la caricatura de enfrentamiento” entre las distintas tendencias que hay en Podemos. Después de abordar la situación de la Comunidad de Madrid, toca hablar tanto del pasado, presente y futuro del partido.

Estás volcado con la candidatura Adelante Podemos en el proceso de primarias a la secretaría general de Podemos en la Comunidad de Madrid, ¿qué ofrece esta candidatura que no tenga ya Podemos u otras opciones?

Sigue leyendo en El Boletín.
 

HUGO_telegram_pequeño

Share

“Madrid va a ser la City, ¿no? Hace un año iba a ser Las Vegas, antes Barcelona 92…” Entrevista en El Boletín

Hugo Martínez Abarca, diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid, está inmerso en todo un proceso de primarias regionales junto a la candidatura Adelante Podemos, pero su día a día se centra en el trabajo de oposición al Gobierno de la Comunidad de Madrid. A pesar de que Cristina Cifuentes está dentro del vagón de las caras nuevas que dan aire fresco al PP, Abarca no comparte dicha premisa. Es más, el diputado de la formación morada ve las mismas prácticas que tenía Esperanza Aguirre, pero con un gran trabajo comunicativo en busca de grandes titulares que “luego esconden  humo”. “Cifuentes se está ‘esperanzaguirrando’”, resume Abarca a ElBoletín.com.

Tras año y medio  de Gobierno de Cifuentes, ¿qué valoración haces al recorrido de la popular?

Puedes leer la entrevista en El Boletín.com

HUGO_telegram_pequeño

Share

Ganar antes de ganar: un pueblo para gobernarse (artículo de Rodrigo Amirola y mío en InfoLibre)

El fin del ciclo electoral ha abierto un período de reflexión y debate político en Podemos sobre la nueva etapa y la forma de vertebrar los anhelos de cambio político. Necesitábamos pensarnos y debatir públicamente como el respirar y así se vio en El Escorial, apenas una semana después de las elecciones del 26J, o en la Universidad de Podemos, donde se abrieron debates que difícilmente pueden desarrollarse en otros espacios políticos estatales de nuestro país. Esta práctica debe ser motivo de orgullo y es una fortaleza de Podemos. También debe ser una exigencia para nosotros mismos mantener el rigor de los argumentos para que los debates no se conviertan en peleas imaginarias por ganar o en confrontar identidades fabricadas ad hoc. Es imprescindible dar ejemplo en un proceso como el madrileño y no caricaturizar las posiciones contrarias.

Sigue leyendo en Infolibre.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Tan radicales como Podemos (artículo en cuartopoder)

Desde que nació Podemos hubo un rinconcito de la izquierda más conservadora e inmovilista que decidió caricaturizar a Podemos. Nos venían a contar que Podemos era un invento del poder para neutralizar a una suerte de izquierda revolucionaria que estaba a unos minutos de tomar el Palacio de Invierno y que en ese momento apareció ese Podemos tan molesto que no se situaba en el eje izquierda-derecha y al que cabía adjudicarle los adjetivos más gruesos como instrumento del poder para aplacar a las imparables masas revolucionarias.

Sigue leyendo en cuartopoder.es

HUGO_telegram_pequeño

Share

Uso de cookies

Puede que este sitio web utilice cookies. La verdad es que no lo sé. Me cuesta entender lo que es una cookie como para saber si las tengo. Pero parece ser que me puedo ahorrar una multa o algo si aviso de que si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR