Quien Mucho Abarca: Quien Mucho Abarca

No se preocupe por nuestra transversalidad, gracias

Desde que apareció Podemos ha habido varios intentos de acabar con su empuje. Algunos salidos de las cloacas de forma demasiado obscena como para deteriorar a Podemos de verdad. Otros son menos agresivos pero quizás más peligrosos porque no busca convencer sino desanimar. El más constante hasta ahora fue el de dar por muerto a Podemos: hasta aquí muy bien, pero ya están perdiendo fuelle, se acabó la gracia, su gente está desanimada. Si hace un año ya íbamos por las mil muertes de Podemos es imposible saber cuántas debemos de llevar ya entre crecimiento electoral y crecimiento electoral.

Obviamente quien intente difundir ese estado de derrota hoy lo tiene crudo. Es imposible ocultar el estado de euforia que ha generado la unidad de acción de fuerzas del cambio y que hoy somos la clara alternativa al PP. Acaso en unas semanas nos ilustren con encuestas que tratan de decirnos que eso fue flor de un día pero hoy tienen realmente difícil deprimir al personal diciéndole que ya nadie va a votar Unidos Podemos y que lo mejor es resignarse, votar al PSOE y que consigan el acuerdo que sea con Ciudadanos si sirve para echar a Rajoy.

Así que lo que están intentando es contarnos lo políticamente divididos que estamos: dividen el espacio del cambio entre buenos y malos y oponen radicales y transversales: los apocalípticos y los integrados de hace tanto tiempo mostrando que no han entendido nada. Ahora nos cuentan una supuesta división por las nuevas incorporaciones y los acuerdos recientes que harían situar el cambio en el identitarismo de izquierda de siempre, perdiendo la transversalidad. Nos lo ilustran en editoriales, en supuestos artículos enterados que nos cuentan cómo andan nuestras entrañas o haciendo extraños titulares de entrevistas que pretenden enfrentar a personas por el simple dato de no conocerse en persona.

Quienes pretendan hacer de la apuesta por la transversalidad un sinónimo del centrismo se han saltado algunas clases. Lo que muchos venimos aprendiendo es que con la geografía del bipartidismo no teníamos nada que hacer y que durante demasiado tiempo ha servido para engañar a mucha gente. Hemos aprendido que tenemos que contar con mucha gente que se siente de derechas por ser cristiana, por ejemplo, o por la apropiación de nuestra derecha  de España o simplemente por tradición familiar pero que se identifica mucho más con el sufrimiento de la gente común que con esa élite que ha saqueado el país con sus cuentas en Panamá y sus sobornos de constructores. También, claro, con toda esa gente que sentía que esa identificación con la gente común era ser de izquierdas y que eso llevaba a veces a votar a los partidos que se reivindicaban de izquierdas aunque luego se entregaran con impotencia a los de Panamá, a los dictados del IBEX o a las órdenes más sociópatas de Bruselas. Y contar con ellos significa tomar conciencia de que somos lo mismo, que no estamos aquí para pasar facturas ni exámenes ideológicos sino para que dejen de robarnos el país a todos.

La transversalidad es incluyente y no tiene nada que ver con dejar de incorporar a gente que defiende los derechos del 99% de la población venga de donde venga o se identifique donde se identifique en esa geografía que secuestraron. Nadie sobra por sentirse de izquierdas, faltaría más: lo que hemos aprendido es que tampoco nos sobra nadie por sentirse de derechas o por sentirse de centro o por no sentirse nada de eso… que nos han prostituido demasiado el juego como para que el sujeto que construya el nuevo país no trace esas fronteras sino unas fronteras materiales entre los que han mandado y los que hemos sido saqueados. Se trata de estar unidos quienes buscamos más democracia, más soberanía y no aceptamos excusas para no tener garantizados todos nuestros derechos humanos. Durante muchos años yo a eso le he llamado izquierda pero me parece perfecto que otros no lo hayan llamado así. Quienes se encuentren ahí no tienen por qué enseñar certificados de pedigree ideológicos; ni tampoco certificados de ausencia de pedigree. Simplemente el momento histórico no va de eso.

No se preocupen por nuestra división entre buenos y malos, entre radicales y transversales, entre populistas y gente de orden o entre populistas y comunistas (que todo tipo de divisiones hacen, tan desorientados andan). No tenemos apocalípticos ni integrados, mala suerte. Nos dieron por muertos mil veces, y por divididos quinientas. Nunca ha habido tanta unidad, tanta cohesión y tanta ilusión por un cambio real que cada vez se ve más cerca. 

Preocúpense mejor de por qué sus cuentos y sus campañitas de la resignación y el miedo ya no tienen ningún efecto. Quizás si empiezan a entender eso irán comprendiendo a nuestro pueblo.

HUGO_telegram_pequeño

Share

La Trama madrileña: del tamayazo a la Púnica (artículo en Cuarto Poder)

Uno tiende a pensar que, cuando un partido político organiza una trama corrupta con la que financiarse ilegalmente y de paso engrosar las cuentas de un buen número de sinvergüenzas, lo hace en secreto, con discreción, evitando que se entere ningún adversario político. Así ocurría incluso en saqueos en los que aparentemente coincidían prohombres de distintos estancos políticos. Panamá es un buen ejemplo: el goteo de casos de un único bufete en sólo uno de tantos paraísos fiscales revela que todo lo que representa la casta (esa minoría que pone la economía y la política del país al servicio de sus intereses) tenía un modus operandi común sin que eso representase una orquestación necesariamente explícita del saqueo. No parece que Cebrián y Soria se pusieran de acuerdo incluso aunque el fango de petróleo y paraísos fiscales se asemeje tanto: simplemente así se hacen las cosas en ese mundo de las alturas.

Sigue leyendo en Cuarto Poder.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Historia y mito en nuestra lucha política (artículo en eldiario.es)

La Historia es nuestra y la hacen los pueblos

Hace unos días escribía un sugerente artículo en eldiario.es Sebastián Martín que, con su habitual inteligencia y honestidad intelectual, se cuestionaba sobre los riesgos de construir una representación de la Historia (esto es, una memoria) como instrumento político incluso como instrumento político emancipador. Lo hacía a partir de un apunte mío sobre la disputa del Dos de Mayo dentro de una reflexión más general sobre la que escribí hace algunos años bajo el título Otra memoria de España es posible.

Sigue leyendo en eldiario.es

HUGO_telegram_pequeño

Share

Intervención en el #PlenoAsamblea sobre memoria de la DGS franquista

Imagen de previsualización de YouTube HUGO_telegram_pequeño

Share

¿Hablamos de la prensa?

Hace unas pocas semanas hubo un coro casi unánime de nuestros medios criticando a Pablo Iglesias por explicar que muchos periodistas son obligados por sus jefes a escribir contra Podemos. La crítica a Pablo Iglesias, desde luego, no era por el contenido de lo que dijo: no hubo un solo periodista que negara que en las redacciones de grandes medios se manda (a menudo expresamente) a los periodistas que no haya noticias sobre Podemos, ayuntamientos del cambio, etcétera sino ataques. No hubo un solo periodista que lo negara porque todos saben que es verdad.

Más »

HUGO_telegram_pequeño

Share

Confluencia y transversalidad

Desde que hace unas semanas se empezó a ver como posible un acuerdo electoral entre Podemos e Izquierda Unida para acudir juntos a las elecciones de 26J surgió un debate sobre si esa suma añadía votos o no. El famoso 5+1 no tiene por qué ser 6: en política, y más en política electoral, juegan muchísimos factores, que pueden hacer que una suma reste o que multiplique.

En este caso hay bastantes razones de tipo coyuntural para pensar que el acuerdo suma más que 5+1 y sobre todo más que 69+2 (factores como la ley electoral, el voto útil, el caballo ganador o el mero valor emocional de la imagen de unidad frente a la de división). Sin embargo el posible factor de resta es estratégico y es uno de los hallazgos políticos que han permitido construir Podemos de forma pensada y que permitió el éxito del 15M de una forma más o menos espontánea: la búsqueda de una transversalidad popular mediante la huida de la eje “izquierda-derecha” tras constatar que ese imaginario había sido secuestrado por el bipartidismo y que su asunción condenaba a la marginalidad (al margen) a cualquier proyecto emancipador. Huir de la retórica “izquierda-dereecha” es la mejor manera de avanzar en la dialéctica  para la que supuestamente servía esa retórica. Parecería intuitivamente claro que el encuetro con Izquierda Unida reubicaría el eje de enfrentamiento en “izquierda Vs derecha” y que IU izquierdiza a Podemos.

Existirían, pues, una perspectiva a corto plazo para la que la unidad de fuerzas del cambio sería sin duda ventajosa pero una importante dificultad estratégica para el proyecto a medio o largo plazo.

De cara a las elecciones del 26 de junio existen posibilidades reales de ganar las elecciones. Pero como mínimo lo que está al alcance de nuestra mano es dinamitar el sistema de partidos turnista, el bipartidismo para conquistar un nuevo sistema de partidos que sí sea capaz de disputar el poder político a las élites.

Según el estudio postelectoral del CIS hay muy pocos votantes de Podemos que se negarían a votar a Izquierda Unida. Sí hay algunos pocos (uno de cada cinco, más o menos) votantes de IU que dicen que en ningún caso votarían a Podemos. Eso, de confirmarse el supuesto más pesimista, haría perder en las urnas muchos menos votos con un acuerdo electoral que en la mera conversión de los votos en escaños sin ese acuerdo.

Sin embargo, la batalla crucial del 26J, la que puede cambiar el país, no está en esa suma sino en la disputa electoral entre Podemos y PSOE como instrumento más eficaz para acabar con el gobierno del PP y sus políticas.

El 20D se demostró que, pese a los augurios, Podemos estuvo a un puñado de votos de ser la segunda fuerza más votada y por tanto la llamada a encabezar una alternativa real a un gobierno del PP. Aunque sólo fuera por esa imposibilidad actual de la llamada al “voto útil” del PSOE estaríamos en unas condiciones absolutamente nuevas. El reto el 26J tiene que ser convencer al menos a medio millón de votantes del PSOE de que su voto es mucho más útil en Podemos que en el PSOE: la gestión cobarde y estéril del resultado del 20D hecha por la dirección del PSOE ayudará sin duda. Si ese medio millón de votos cambia las condiciones políticas del país serán absolutamente diferentes.

Esta batalla es en la que es determinante la famosa transversalidad. Y aquí es donde salta la paradoja.

Según este último CIS, aproximadamente el 60% de los votantes del PSOE sitúa a su partido en el 3-4 en una escala del 1 al 10 (1 sería extrema izquierda y 10 extrema derecha). Esos mismos votantes sitúan a Podemos en el 1-2 y más en el 1 que en el 2:

podemos para psoe

Ubicación de Podemos para los votantes del PSOE en el eje izquierda-derecha

Esto es un desastre obvio, pues tanta distancia hace muy difícil el salto del PSOE a Podemos. Por eso es crucial hacer amable ese salto.

Sin embargo, los votantes del PSOE ven más cercana en el eje izquierda-derecha (menos de extrema izquierda) a Izquierda Unida:

IU para PSOE

Ubicación de IU en el eje izquierda-derecha para los votantes del PSOE

Es decir, contra la posible intuición, Izquierda Unida transversaliza a Podemos para los votantes del PSOE. Y por tanto es posible que una candidatura conjunta de Podemos e IU (y de todos los demás actores de cambio) no sólo sume a casi todos los seis millones de votantes de Podemos y de Izquierda Unida sino que ayude a que un buen puñado de votantes del PSOE den el salto. Eso transformaría definitivamente el mapa de partidos español y, en el peor de los casos (si no sirviera para formar gobierno inmediatamente, que dependería de que el PSOE decidiera suicidarse apoyando al PP o apostar por el cambio al que no se atrevió siendo segunda fuerza) pondría los cimientos para acabar de una vez por todas con el fatalismo que nos dice que no sé puede.

Vale la pena intentarlo.

HUGO_telegram_pequeño

Share

Disputar la Historia de España

Probablemente este haya sido el primer Dos de Mayo en mucho tiempo en que haya estado en disputa su sentido popular. Como desde hace mucho tiempo el Partido Popular usó las fiestas de la Comunidad de Madrid para soltar un mitin de su partido y contar un Dos de Mayo metido en una camisa de fuerza imposible. Esta vez Cifuentes hizo un triple mortal con tirabuzón asegurando queel espíritu del 2 de mayo fue el que permitió una transición pacífica a la Democracia en España“: por supuesto ese espíritu del 2 de mayo estaba tan inventado como el carácter pacífico de la transición (con minúscula) a la Democracia (con mayúscula). Eso no es novedad: desde hace lustros el PP de Aguirre (que es este mismo PP) viene manoseando el Dos de Mayo como origen de esa oscura caverna suya auoproclamada liberal: su cénit fue los 15 millones regalados a Garci para hacer una película de propaganda al respecto.

La novedad este año ha sido la disputa del significado del Dos de Mayo. Por fin desde la oposición se defendió su significado de defensa de la soberanía popular y puesta en marcha de un país avanzado, soberano y digno empujado por los sectores ilustrados más avanzados del país. Lo pudimos ver, como máximos exponentes en un vídeo de Pablo Iglesias y en varios tuits de Íñigo Errejón mientras Manuela Carmena participaba en una lectura pública de El 19 de marzo y el 2 de mayo de Galdós. Todo ello recuerda el sentido que siempre tuvo en nuestro país celebrar el dos de mayo y que en un momento de crisis, de conflicto entre pueblo y élites entregadas a poderes ilegítimos cuyos intereses están fuera del país real cobra todo el sentido.

Los que hace dos siglos llamaban afrancesado a Goya hoy le aplicarían la ley mordaza por retratar a la autoridad sin su consentimiento.

Más allá de la complejidad historiográfica de lo que pasó entre 1808 y 1814, si por algo vale la pena recordar esas fechas es por la primera reivindicación de la soberanía nacional (importada paradójicamente de la Revolución Francesa) en Cádiz, y por los fenómenos por un lado de levantamiento popular y por otro de traición de las élites felonas que gobernaban el país. Durante buena parte del siglo XIX el Dos de Mayo fue la fiesta nacional que reivindicaban los sectores progresistas y revolucionarios españoles para la construcción de una idea nacional, esto es, para fundamentar en nuestra Historia la defensa de la soberanía de nuestro pueblo y de principios irrenunciables que fundamentarían los pensamientos democráticos y emancipadores. Los sectores reaccionarios que buscaron una idea de España anclada en Torquemada, Isabel la Católica y Trento optaban por el Doce de Octubre como fiesta nacional, nunca por el Dos de Mayo.

Lo interesante de la disputa es sobre todo la negativa a entregar la Historia de España a quienes quieren convencernos de que nuestro país es un país trágicamente encerrado en sí mismo, un país de tinieblas, inquisidores y melancolía. No se trata aquí de interpretar académicamente qué pasó entre 1808 y 1814 que bien sabe cualquiera que pasaron muchas cosas incluso contradictorias entre sí. Se trata de construir país y el país se construye haciendo memoria, con un andamiaje y unos cimientos en cuyo ADN no está rendirse ni entregarse a la oscuridad y la irracionalidad.

Nuestros poderosos han vivido demasiado tiempo sobre una construcción de la memoria del país que sitúa en nuestra normalidad la derrota del pueblo, de la libertad y de la razón. La leyenda negra que nos construyeron desde fuera y que alimentó terriblemente Montesquieu en sus Cartas Persas fue también para nuestras peores élites el alimento con el que anclar a nuestro país: no discutían que nuestro ser como país fuera el atraso y la superstición sino que eso estuviera mal.

Si queremos cambiar el país construyendo pueblo tenemos que disputar la Historia. El enemigo de nuestro pueblo lo entendió hace mucho y le ha ido muy bien gracias a ello. Convenzámonos de que nuestro pueblo tiene mil momentos de lucha contra las élites, de combate digno contra la imposición, de avances emancipatorios. Y celebrémoslo.

Son ellos quienes van contra la esencia de nuestro país. Es la única forma de vencerlos. A ver si va a resultar encima que los patriotas son ellos.

HUGO_telegram_pequeño

Share

No más vetos

Aprovechando la fiesta madrileña del Dos de Mayo hablaron los mejores herederos de Fernando VII, el rey felón, esos que hacen las veces de gobernantes españoles mientras entregan la patria en secreto a poderes ilegítimos. En comandita salieron Cristina Cifuentes, Mariano Rajoy y Albert Rivera a explicarnos que los vetos son malos para la democracia. Con su particular capacidad pedagógica, Mariano Rajoy acertó a explicarlo con un conciso “los vetos son malos para la democracia.

Más »

HUGO_telegram_pequeño

Share

Cinco años después,Spanish  revolution

Hace casi cinco años miles de personas salieron (salimos) a la calle y se instalaron en ellas. Fue el 15M, en 2011. Se llenaron las plazas de todo el país, nos llamaron de todo: éramos cómplices de ETA, claro que sí, olíamos a porro y éramos totalitarios. Nada de todo eso tuvo efecto (acaso efecto bumerán) pero todo eso se dijo ya entonces. Hubo varios factores que ayudaron al éxito del 15M. Uno muy importante fue la lucidez que llevó a un movimiento nuevo que no perdiera un ápice de radicalidad democrática y que renunció a ser una protesta minoritaria estéril de tantas que habíamos vivido. El 15 de mayo de 2011 fuimos a la calle sin nuestras banderas, con lenguajes nuevos, apelando a un pueblo, a un 99% al que saqueaba un 1%, defendiendo la democracia usurpada por una élite de políticos y banqueros a la que aún no llamábamos casta ni ubicábamos en Panamá. Se hablaba de spanish revolution como disimulando en otro idioma la radicalidad de lo que se estaba proponiendo: una revolución democrática y popular que plantase cara al secuestro del país por una oligarquía. Íbamos despacio, pero íbamos lejos.

Más »

HUGO_telegram_pequeño

Share

Panamá y la casta

Hace un par de años los fundadores de Podemos introdujeron en el debate político la apelación a la casta. Inmediatamente, cómo no, el coro del poder intentó distorsionar la idea que había detrás. Del “Hay muchos concejales que no cobran un duro” (como si la casta fuera cualquiera que tuviera inquietudes políticas) al “ahora que sois diputados vosotros también sois casta” (como si la casta fueran todos los cargos públicos y sólo quienes están en cargos públicos) pasando por el constante “al fin y al cabo mucha gente paga al fontanero sin IVA” (igualando el gran saqueo del poder con esa picaresca, que, qué le vamos a hacer, forma parte de nuestro ADN desde el Lazarillo de Tormes: es hasta un discreto motivo de orgullo patrio).

Más »

HUGO_telegram_pequeño

Share

Uso de cookies

Puede que este sitio web utilice cookies. La verdad es que no lo sé. Me cuesta entender lo que es una cookie como para saber si las tengo. Pero parece ser que me puedo ahorrar una multa o algo si aviso de que si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR